Archivo | Escena de la semana RSS for this section

Dos escenas de Fellini gastronómicas y mágicas

Siempre he pensado que el cine es el responsable de que en las mesas de medio mundo se coma espaguetis y pizza. Directores como Spielberg, Scorsese o Coppola hicieron el mejor márketing posible de la culinaria italiana a través de sus fotogramas, pero mucho antes de los “leave the gun take the cannoli” y las pizzas del futuro de Marty McFly ya gozábamos de numerosas películas costumbristas que nos mostraron que la cocina y el ritual social del comer son elementos intrínsecamente vinculados a la península itálica.  Leer Más…

Anuncios

El desayuno de los campeones

Quien bien me conoce sabe que soy una auténtica fan de Rocky Balboa. He visto todas sus películas, me emocino con la (carente) química que tenía con su amada, me fundo en lágrimas ante la muerte de Apollo Creed, siento rabia infinita hacia su cuñado y me suelo automotivar con su música (qué original, ¿verdad?). Así pues en algún momento debía enlazar esta escena que logró meterse en el imaginario colectivo como el desayuno proteínico ideal de los deportistas, aunque también podemos pensar que el problema del joven “potro” era que no sabía freír ni un huevo. Eso sí, con el paso del tiempo cambiaría el ring por la cocina y se convertiría en el hostelero responsable del “Adrian’s” (no podía llevar otro nombre).

 

Rocky, Sylvester Stallone (1976)

“Annie, ¡hay una enorme langosta detrás de la nevera!”

“Annie, ¡hay una enorme langosta detrás de la nevera! (…) Tal vez si ponemos un platito con mantequilla, nueces y galletas se decida a salir”

Annie Hall de Woody Allen (1977)